viernes, 5 de marzo de 2021


 

Las mayores aerolíneas europeas y estadounidenses perdieron 46.787 millones de euros (unos 55.800 millones de dólares) en 2020, el peor año en la historia de la aviación, frente a unas ganancias de 12.798 millones en 2019, debido a la drástica restricción de los viajes derivada de la lucha contra la propagación del coronavirus.

El freno de la actividad sobre todo con la declaración de la pandemia en marzo del año pasado, llevó al práctico cierre de los cielos en todo el mundo, con caídas drásticas en los vuelos y en los pasajeros transportados, que se situó en torno a un tercio respecto a 2019.

El brusco y persistente descenso del tráfico aéreo se reflejó en la cuenta de resultados de todas las grandes aerolíneas, desde la cifra de negocio -con recortes de en torno a dos tercios sobre los datos de 2019- hasta el resultado neto, que pasó a números rojos en todos los casos.