martes, 16 de marzo de 2021


 

Alrededor de 64 millones de personas en el mundo tienen un diagnóstico de falla o insuficiencia cardíaca, representando uno de los problemas más importantes, y en aumento, de la salud pública, explicó el director Médico de AstraZeneca Centroamérica y Caribe, Esteban Coto.

“Es alarmante el incremento en el número de casos nuevos de pacientes con falla cardíaca y la afectación en vida de estas personas, quienes pueden llegar a ver un deterioro en su salud mental, emocional y en su calidad de vida”, indicó el galeno a través de un comunicado de prensa.

La falla cardíaca (FC) se manifiesta cuando el corazón no logra bombear de manera eficiente la cantidad de sangre que el cuerpo requiere o no consigue llenarse de sangre, y puede presentarse debido a otras enfermedades preexistentes en el paciente, como presión arterial elevada o enfermedad de las arterias coronarias.

Coto aseguró que la pandemia del COVID-19 puede afectar el proceso de recuperación de estos pacientes, empeorando su función cardíaca e incluso causando la muerte.