lunes, 29 de marzo de 2021

 


Para contener la propagación del COVID-19 durante la Semana Santa, las autoridades decidieron variar el toque de queda a partir del Viernes Santo y hasta el Domingo de Resurrección, mientras mantienen una alerta en la movilidad de los jóvenes, a los que se les atribuye una mayor propagación del virus.

Entre tanto, especialistas temen por la posibilidad de un rebrote, pasada las fechas festivas. Por lo cual, llaman a la población a mantener la compostura y las medidas sanitarias que se han implementado desde el inicio de la pandemia.

“La Semana Santa ha de suponer un aumento de los casos del coronavirus, debido a que la población, en tiempos habituales, suele juntarse en balnearios y ríos. Desde ya, hemos observado un aumento de la tasa de contagios, sobre todo en la última semana, y hacemos un llamado a la población a que mantenga las medidas sanitarias ya propuestas”, indicó la presidenta de la Sociedad de Neumología y Cirugía del Tórax, Evangelina Soler.

Hasta la fecha, en el país, se han registrado 250,968 contagios, de los cuales, 37,631 no han superado la enfermedad. Aunque los datos estadísticos indican una baja en la ocupación hospitalaria; desde hace varias semanas, la positividad se mantiene estancada, mientras la tasa de transmisibilidad del COVID-19 ha aumentado, según informaciones del Ministerio de Salud Pública.