martes, 30 de marzo de 2021


 

Este lunes termina el plazo para que unos 5,800 trabajadores de un almacén de Amazon en Bessemer (Alabama, Estados Unidos) voten si están a favor o no de organizarse en un sindicato, que, de salir adelante, sería el primero de empleados de la compañía en Estados Unidos.

Tras casi dos meses con las urnas abiertas (el proceso se alargó más de lo habitual a causa de COVID-19, que forzó a que todos los votos tuviesen que emitirse por correo), las papeletas que lleguen este lunes serán las últimas que se consideren válidas.

A partir de mañana martes empezará el proceso de escrutinio, manual y mediado por la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, en inglés), y en el que ambas partes (empresa y trabajadores) deberán ponerse de acuerdo en la validez de cada voto emitido, por lo que el conteo podría durar varios días.

Si el recuento oficial muestra que más de la mitad de los votos son favorables a que se cree el sindicato, la NLRB reconocerá formalmente el gremio, y por primera vez en su historia, Amazon deberá lidiar con un grupo de trabajadores organizados en EE.UU.