lunes, 1 de marzo de 2021


 

El discurso de rendición de cuentas del presidente de la República, Luis Abinader, volvió a poner en evidencia el cómo la pandemia del COVID-19 sigue provocando traspiés a las autoridades nacionales, tanto interna como externamente.

Su comparecencia ante la Asamblea Nacional este 27 de febrero, antecedido por la destitución, un día antes, de su ministro de Salud, Plutarco Arias, tuvo gran énfasis en las acciones emprendidas para enfrentar el coronavirus y asegurar las vacunas a la población.

El presidente anunció que para junio de este año se tiene previsto vacunar un 80 % de la población dominicana, lo que sería posible con la adquisición de 8 millones de dosis de la vacuna china Sinovac.

El país asiático se presenta como último recurso luego de los atrasos de empresas farmacéuticas como Pfizer y AstraZeneca, con quien el Gobierno dominicano había comprometido la adquisición de 18 millones de dosis desde finales del año pasado.