jueves, 18 de febrero de 2021


 

El viaje de casi siete meses de la Tierra a Marte de la sonda espacial Perseverance termina este jueves con un desafiante intento de aterrizaje en el planeta rojo que nadie podrá seguir en tiempo real por la diferencia de comunicaciones de 11 minutos entre ambos planetas.

El éxito o fracaso del 'peligroso aterrizaje' mantendrá en suspenso a la agencia espacial estadounidense NASA durante los 'siete minutos de terror' entre la llegada del vehículo espacial a la fina atmósfera marciana y la superficie de ese planeta.

Este rover, de 6 ruedas y unos 3 metros de largo, tendrá que defenderse solo durante esos minutos de la difícil maniobra de descenso y además durante el retraso de comunicaciones de 11 minutos con el Laboratorio de Propulsión de la NASA (JPL) en California en caso de emergencia.