viernes, 26 de febrero de 2021


 

El sector financiero dominicano se ha mostrado resiliente ante los efectos de la pandemia de COVID-19, como lo evidencian la salud de la cartera de créditos y los indicadores de capitalización, liquidez y solvencia.

Así lo refleja el Informe trimestral de desempeño del sistema financiero al 31 de diciembre 2020, dado a conocer este jueves por la Superintendencia de Bancos (SB).

El documento destaca que la cartera de crédito del sistema culminó el año con un crecimiento interanual de 3.9%, colocándose en RD$1.26 billones, equivalentes al 28% del PIB.

Este crecimiento nominal en el contexto de crisis se explica por el aumento de tres de cuatro rubros que componen la cartera: los créditos de consumo (excluidas tarjetas de crédito) crecieron 10.6 %, los hipotecarios 6.3 % y, la cartera comercial, 2.2 %. La partida tarjetas de crédito constituyó la excepción, con una caída de 12 %.

Durante todo 2020 el sector financiero canalizó RD$25,657 millones a la economía real, jugando un rol relevante en los esfuerzos para volver al crecimiento económico.

A pesar del buen comportamiento de la cartera de crédito, su expansión fue inferior al promedio de 10.1% de los últimos cinco años, debido a la ralentización económica derivada de los meses de confinamiento.