viernes, 19 de febrero de 2021


 Por Yelki C. Catedral Febles, M.A.

 

 Estimado Estudiante:

A veces, te preguntas ¿para qué voy a estudiar?, lleno de dudas e incertidumbres y con múltiples carencias económicas, además, de afectivas, encontrando respuestas negativas y desmotivadoras por doquier, sin esperanza alguna.

En la vida, ha quedado demostrado que los triunfos llegan a partir de grandes esfuerzos y sacrificios, afrontando retos, desafíos y dificultades que fortalecen nuestro propósito, para llegar donde queremos; sin embargo, es necesario tener claro que no puedes detenerte con los distractores (cansancio, falta de dinero, poco apoyo de la familia y amigos, dejadez, desmotivación…) que surjan en el trayecto.

Cuando sientas que todo va mal, cree en ti, sin importar lo que otros puedan pensar, recuerda que no estás solo, que tienes a Jehová Dios contigo y que te da la oportunidad de ser fuerte y auto motivarte.

Para ayudar a motivarte, es importante que te rodees de personas positivas, íntegras, que puedan aconsejar con su ejemplo, otro elemento, es leer sobre emprendimiento, desarrollo personal y tener muy presente, que, si otros pueden, tú también puedes.

Hay que estudiar para combatir la ignorancia, desarrollar competencias personales y laborales, mejorar la calidad de vida y sobre todo, ayudar a mejorar tu entorno, país y el mundo.

Con mi mayor estima, te deseo éxitos y recuerda que, si fuera fácil, cualquiera lo haría.

Atentamente,

Yelki C. Catedral Febles, M.A.
Asesora Distrito Educativo 05-02, S.P.M.