lunes, 22 de febrero de 2021


 

El titular de la Organización Mundial de la Salud imploró el lunes a los países ricos a asegurarse de que realmente necesitan ordenar vacunas adicionales contra el COVID-19, para no socavar los intentos de entregarlas a los países más pobres.

Las naciones acaudaladas han adquirido miles de millones de vacunas mientras que algunos países en desarrollo tienen pocas o ninguna. Los países europeos han dado apoyo financiero a la campaña de la ONU para hacer llegar vacunas a las personas más vulnerables del mundo, llamada COVAX, y consideran compartir algunas de sus propias dosis, aunque no han especificado cuándo.

El viernes, los líderes de las potencias industriales del Grupo de los Siete prometieron acelerar el avance de la vacunación global y apoyar el “acceso económico y equitativo a las vacunas”. Mencionaron un fondo colectivo de 7.500 millones de dólares para los esfuerzos apoyados por la ONU.