jueves, 11 de febrero de 2021


 

México autorizó el miércoles el uso de emergencia para la población en general de las vacunas chinas de CanSino y Sinovac, informó el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, vocero del gobierno federal para la pandemia de COVID-19.

Estas inoculaciones se unirán a las de Pfizer, AstraZeneca y a la rusa Sputnik V como las ya autorizadas por las autoridades sanitarias mexicanas para su utilización general, aunque sólo se han aplicado más de 724.000 dosis de la de Pfizer.

La aprobación de las dos vacunas de origen chino, que quedó totalmente formalizada el miércoles, según López-Gatell, permitirá agilizar el proceso de inoculación que empezó en diciembre pero sólo ha inmunizado de forma completa —dos dosis— a poco más de 84.500 personas, todas trabajadores de salud.

La cifra supone un porcentaje mínimo en un país con 126 millones de habitantes y donde la pandemia de COVID-19 ha infectado a más de 1,9 millones de personas, dejando al menos 169.760 fallecidos.