jueves, 4 de febrero de 2021


 

Los restaurantes y bares de Nueva York, uno de los ingredientes que mejor marcan el carácter de la ciudad, esperan con ansia la vacuna de la covid 19, después de que el alcalde Bill de Blasio anunciara que sus trabajadores pueden optar a ser inmunizados.

En la ajetreada calle de Manhattan, en el barrio de Green Point, el restaurante español El Born es uno de los negocios que espera con impaciencia que sus trabajadores puedan ponerse la vacuna cuanto antes, especialmente cuando las autoridades han prometido la reapertura de los salones interiores al 25 % de su capacidad el próximo 14 de febrero.

La dueña del local, Elena Manich, está ajetreada limpiando de nieve el patio interior del restaurante, donde ha colocado al aire libre las únicas mesas donde puede atender a los comensales, 20 en total, un número insuficiente para que el negocio sea rentable, cuenta a Efe.

Ilusionados por recibir la vacuna

'Justo acabo de hablar con los empleados hoy para darles una carta conforme trabajan aquí. Lo que pasa es que hemos entrado (en la página) online (para recibir la vacuna), pero todavía no vemos la categoría de trabajadores de restaurantes y estamos esperando a que se actualice para no ir al sitio de la vacuna y que nos digan que no nos podemos vacunar', dice Elena antes de subrayar que está con muchas ganas e ilusionada de dar ese paso.