jueves, 18 de febrero de 2021


 

Una mujer de 79 años, antigua líder de una secta religiosa en Florida (EE.UU.), fue sentenciada a 30 años de cárcel por la muerte de un niño por inanición en la década de 1980 después de golpearlo y confinarlo en un armario, informó este miércoles la Fiscalía.

Hace casi 30 años, Anna Young, entonces líder de la secta religiosa House of Prayer (Casa de oración), encerró al pequeño Emon Harper en un armario, sin comida ni agua, hasta que otros miembros de la secta lo encontraron muerto, indicó la Fiscalía General de Florida en un comunicado sin consignar la edad que tenía el niño.

Un gran jurado del mismo estado acusó a Young en noviembre de 2017 y fue arrestada inmediatamente en el vecino estado de Georgia.