lunes, 15 de febrero de 2021


 

Hace siete años tres jóvenes dominicanos (Luis Solís, Anna Batlle y Johann Batlle) decidieron emprender un negocio. Con pocos recursos, limitados medios de producción, pero con deseos de crecimiento, se propusieron crear para el mercado norteamericano los jugos de frutas frescas que tradicionalmente se consume en República Dominicana.

Al principio fue difícil, pero las metas eran claras, por eso el camino no resultó tan traumático y lo que pueden exhibir en la actualidad es el resultado del trabajo arduo y la determinación con la que dieron forma a su sueño.

“Entre 2019 y 2020 nuestra empresa creció 10 veces. El año pasado nuestras ventas en Estados Unidos fueron de cinco millones de dólares, es decir 10 veces más que en 2019 y las proyecciones para este año son de 20 millones de dólares”, explica Anna Batlle, CEO y cofundadora de Jugos Caribe en una entrevista para Diario Libre USA.