martes, 23 de febrero de 2021


 

Los intentos del gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para tratar de rescatar el acuerdo nuclear con Irán se han topado con cierta indiferencia por parte del régimen iraní. Si bien era poco probable que haya avances dramáticos en apenas un mes, la línea dura asumida por Teherán presagia un camino difícil por delante.

El gobierno de Biden ofreció varios gestos conciliatorios hacia Irán en sus primeras semanas, pero a cambio ha recibido una actitud que raya en lo hostil. Los iraníes de plano rechazaron la propuesta inicial de Biden, de que Estados Unidos regresaría al acuerdo si Irán se comprometía a acatar cabalmente las condiciones estipuladas en él.

Irán se perfila como un importante desafío para la nueva estrategia de política exterior del gobierno de Biden, más afín a las alianzas internacionales y la diplomacia multilateral que la actitud aislacionista de su predecesor Donald Trump.