jueves, 11 de febrero de 2021


 

La Dirección General de Contabilidad Gubernamental (Digecog) salió al frente de las voces que responsabilizan al Gobierno del aumento que se registra en los alimentos al señalar que esta es una situación que se vive a nivel mundial producto de la pandemia.

Félix Santana García, titular de la Digecog, afirmó que las actuales autoridades se esfuerzan para superar la situación de la salubridad y economía que embarga a los dominicanos.

Atribuyó los aumentos en los productos de la canasta familiar a las alzas registradas en los precios del petróleo, gas natural, maíz, soya; a los fenómenos climatológicos, las variaciones en la demanda y suministro de países desarrollados, así como a las interrupciones en el transporte marítimo, aéreo y el costo de los fletes.

“Conforme a las informaciones suministradas por la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los precios mundiales de los alimentos han subido por octavo mes consecutivo, impulsados por los cereales, aceites vegetales y azúcar”, resaltó.

En una comunicación de prensa, Santana García explicó que esto provocó que los precios de los alimentos en la FAO registraran un promedio de 113,3 puntos en enero del presente año y que el índice de precios sufriera un aumento de 4,3% más que en diciembre del 2020, alcanzando su nivel más alto desde julio del 2014.

El director general de Digecog indicó que el precio de los cereales experimentó un fuerte aumento mensual del 7.1%, impulsado por los precios internacionales del maíz que se dispararon un 11,2% y que actualmente se sitúan en un 42.3%, por encima del nivel alcanzado en enero del 2020.

Dicho informe también señala que los precios del trigo subieron un 6.8%, arrastrados por la fuerte demanda mundial y las expectativas de reducción de las ventas de la Federación Rusa.

Recordó que recientemente el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) alertó que podría haber carestía y escasez en algunos productos, debido a las fluctuaciones que se estaban registrando en los precios mundiales de las materias primas y alimentos, alcanzando su pico más alto en los últimos años.