jueves, 25 de febrero de 2021


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó este miércoles una revisión de la estrategia nacional de suministro en sectores clave, como los microchips, para no depender de la producción e importaciones de “rivales extranjeros”, en referencia a China.

“EE.UU. debe asegurar que la escasez de producción, alteraciones comerciales, desastres naturales o acciones potenciales de rivales extranjeros y adversarios nunca vuelvan a dejar a EE.UU. vulnerable de nuevo”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria, al anunciar la medida.

Se prevé que Biden firme este miércoles la orden ejecutiva que establece 100 días para presentar un informe detallado sobre la revaluación de las cadenas estratégicas de suministro globales de EE.UU.

Con esta medida, además de revitalizar la economía estadounidense para salir de la crisis creada por la pandemia, Biden busca diversificar las fuentes.

Psaki compareció junto a Sameera Fazili, directora adjunta del Consejo Nacional Económico, y Peter Harrell, director de Economía Internacional y Competitividad de la Casa Blanca.

“Vamos a salir del negocio de reaccionar a las crisis de las cadenas de suministro cuando surjan e implicarnos en el de prevenir futuros problemas de suministro”, dijo Harrell.

Entre los productos estratégicos que los funcionarios citaron están las baterías eléctricas de gran capacidad, fármacos y componentes médicos, alimentos, microchips para ordenadores o las llamadas “tierras raras”, imprescindibles para la fabricación de teléfonos inteligentes, turbinas eólicas y baterías para vehículos eléctricos.