lunes, 22 de febrero de 2021


 

La señora sorprendió a su hijo con la buena noticia de que sus malestares estaban mejorando con el nuevo medicamento. El hijo miró el recipiente y alertó a su madre de que el ungüento estaba hecho a base de marihuana, una droga cuyo uso en República Dominicana es ilegal. Alarmada, y sin pensarlo dos veces, la señora decidió deshacerse del fármaco que días antes le había comprado a una comadre.

A pesar de su ilegalidad, el uso de la marihuana (Cannabis sativa L.) para fines medicinales se abre campo en el país, esquivando a los organismos de seguridad encargados de su persecución, los que, hasta el momento, solo conocen y detienen a los infractores por consumo y tráfico.

Durante esta investigación, Diario Libre tuvo acceso al “fármaco” que más de uno vende en el país y conversó con personas que dan testimonio de su uso para aliviar padecimientos de salud. También con médicos que defienden su utilización dentro y fuera de la medicina tradicional.