miércoles, 17 de febrero de 2021


El sureste de Estados Unidos se preparaba para otra gran tormenta de invierno este miércoles, mientras millones de personas se enfrentaban a un frío récord en medio de cortes de electricidad que las dejaron sin calefacción en Texas, la capital energética del país.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) emitió alertas y advertencias por la tormenta de invierno que afectará a 100 millones de estadounidenses en la zona central del país.

Algunas zonas de Texas, Luisiana, Arkansas y Misisipi sufrirán acumulaciones de hielo “paralizantes” que pueden provocar más cortes de energía y daños a los árboles, además de volver peligrosas las carreteras.

El NWS agregó que la masa de aire del Ártico estaba comenzando a perder fuerza en esta área desacostumbrada a un frío tan extremo, pero que sin embargo aún se espera que las temperaturas gélidas continúen.

“Las temperaturas se mantendrán en 20 y 35°F (1 y -6°C) grados por debajo de lo normal a lo largo de las llanuras centrales, del valle de Misisipi y de la parte baja de los Grandes Lagos”, indicó el NWS.

Se han reportado más de 20 muertes relacionadas con las tormentas invernales desde que el clima frío arreció la semana pasada, muchas de ellas debidas a accidentes de tránsito en Texas, Kentucky y Misuri.

Jeff Zients, el coordinador de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, dijo que el frío está afectando la entrega y distribución de las vacunas contra el Covid-19.

“Hay ciertas partes del país, Texas entre ellas, donde los sitios de vacunación están comprensiblemente cerrados”, dijo Zients.

“Estamos alentando a los gobernadores y a otros socios a extender el horario cuando puedan reabrir”, prosiguió.

De acuerdo a PowerOutage.us, más de 3,4 millones de clientes estaban sin electricidad este miércoles en Texas, el único de los 48 estados continentales de del país que tiene su propia red eléctrica independiente.

“Más miseria por delante”, fue el titular de la portada del San Antonio Express-News. “Fallos de energía”, escribió el Houston Chronicle.

Beto O’Rourke, un ex candidato presidencial demócrata de Texas, dijo al canal MSNBC que la situación es “peor de lo que está escuchando”.

“La gente ha pasado días sin electricidad”, aseguró. “Están sufriendo”.

“La capital energética de América del Norte no es capaz de proporcionar la energía necesaria para calentar y alimentar los hogares de las personas que viven en este gran estado”, agregó O’Rourke. “Estamos cerca de ser un estado fallido en Texas”.

Austin Energy, la compañía eléctrica local, dijo que casi 200.000 clientes de la zona estaban sin electricidad.

“Los clientes deben estar preparados para no tener energía todo el miércoles y posiblemente por más tiempo”, añadió.

La compañía de energía publicó ubicaciones de “centros de calentamiento” instalados en las escuelas de la zona.