martes, 23 de febrero de 2021


 

El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden ha reabierto una instalación para albergar a hasta 700 adolescentes migrantes luego de que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México sin compañía de alguno de sus padres, lo que representa una señal de la creciente preocupación sobre el trato que reciben los menores bajo custodia del gobierno.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) informó el lunes que los primeros adolescentes llegaron a la instalación ubicada en Carrizo Springs, Texas, que hace dos años fue convertida en un centro de detención durante el gobierno de Donald Trump. La instalación ha estado cerrada desde julio de 2019.

Hace dos años, Carrizo Springs tenía una carpa de gran tamaño que funcionaba como comedor y zona de asambleas, mientras que los menores eran albergados en dormitorios con literas y mesas. La reapertura de la instalación incluye algunos cambios implementados por la pandemia de coronavirus.