lunes, 22 de febrero de 2021


 

YANGÓN. Los manifestantes marcharon el lunes por la ciudad más grande de Myanmar, pese a la amenaza de la junta militar gobernante de que emplearía la fuerza contra los que se sumaran a una huelga general contra el golpe de Estado de hace tres semanas.

Más de 1.000 manifestantes se reunieron cerca de la embajada estadounidense en Yangón pese a las barreras que bloqueaban la ruta, aunque se marcharon para evitar una confrontación tras la llegada de 20 camiones militares con policía antimotines. Las protestas continuaron en otras zonas de la ciudad, como los alrededores de la Pagoda Sule, un punto tradicional de reunión.

Fábricas, oficinas y comercios cerraron en todo el país en respuesta a una convocatoria de huelga nacional. Los cierres se extendieron a la capital Naipyidó.