lunes, 22 de febrero de 2021


 

Las repercusiones económicas a largo plazo debido a los cierres de programas preescolares por el COVID-19 pueden resultar inéditas, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que proyectó para la República Dominicana pérdidas de un 7 % del Producto Interno Bruto (PIB).

En la publicación: “Costos económicos de las reducciones en los programas preescolares por la pandemia del COVID-19”, el organismo internacional presentó el primer estudio en simular las pérdidas futuras que ocasionaría en 140 países el cierre de esos servicios debido a la pandemia.

Destaca que los efectos se podrán observar cuando los niños, actualmente en edad preescolar, sean adultos. “Estas pérdidas son considerables, comparadas con el gasto gubernamental en todos los niveles de educación en los mismos países. Las políticas deben mitigar los efectos del cierre de programas preescolares para evitar estas enormes pérdidas”, señala el documento publicado en septiembre pasado.