jueves, 7 de enero de 2021


 

La famosa aplicación de mensajería Whatsapp fue objeto de críticas el jueves por pedir a sus 2.000 millones de usuarios aceptar nuevas condiciones de uso, que le permiten compartir más datos con su casa matriz Facebook.

Los usuarios que se nieguen ya no podrán acceder a sus cuentas a partir del 8 de febrero.

En Twitter, numerosos usuarios se mostraban alarmados el jueves por haber dado su consentimiento sin haber leído en detalle los cambios.

El grupo pretende monetizar su plataforma permitiendo a los anunciantes ponerse en contacto con sus clientes a través de Whatsapp, o incluso vender directamente en la aplicación sus productos, como ya ocurre en India.