sábado, 23 de enero de 2021

El financiamiento de viviendas por parte del sistema financiero dominicano se vio limitado entre marzo y noviembre de 2020, meses en los cuales la economía estuvo bajo los efectos de la pandemia de COVID-19, creciendo la cantidad de préstamos para esos fines solo un 1.1 % en ese período.

Durante esos ocho meses se registraron 1,260 nuevos financiamientos hipotecarios, impulsados principalmente por las asociaciones de ahorros y préstamos, las cuales otorgaron 865 créditos.

Los préstamos para la compra, remodelación o construcción de viviendas pasaron de 106,943 en marzo del año pasado a 108,203 en noviembre, según las estadísticas de la Superintendencia de Bancos (SIB).

Un año antes, entre marzo y noviembre de 2019, la cantidad de nuevos financiamientos hipotecarios creció un 7.3 %, al pasar de 98,129 a 105,259 durante ese período, representando un aumento neto de 7,130 préstamos.

El Banco Central, a finales de agosto, autorizó a las asociaciones de ahorros y préstamos a utilizar para créditos para la construcción y adquisición de viviendas recursos que en ese momento todavía estaban pendientes de desembolso de los sectores comercio y consumo, que sumarían más de RD$3,600 millones.

La institución explicó que la finalidad de liberar esos recursos era contribuir a dinamizar el sector construcción por su “gran relevancia e impacto” en la expansión de la economía.

Desde finales de marzo y hasta finales de septiembre el banco había puesto a disposición de los agentes financieros RD$190,000 millones para el financiamiento de los diferentes sectores.