miércoles, 27 de enero de 2021


 

Esta historia es parte del especial “Intermediarios, precios y consumidor” de Diario Libre, realizado por Mariela Mejía y Joaquín Caraballo

_______

Por Rodrigo Castañeda, representante de la FAO en la República Dominicana, y Manuel Sena, consultor de la FAO en el país

Cuando escuchamos hablar de “seguridad alimentaria” podemos pensar que el concepto se refiere solo a la importancia de consumir alimentos. Y no es que esto sea incorrecto, pero la definición va mucho más allá. También importa que las familias tengan acceso a comprar los alimentos y que estos estén disponibles permanentemente y, por último, pero no menos importante, que sean suficientes, inocuos y nutritivos para que nuestro cuerpo pueda conseguir la energía y nutrientes necesarios para tener una vida sana.

Conseguir la seguridad alimentaria para toda la población requiere de un esfuerzo y coordinación de todos los actores del sistema alimentario: público y privado, instituciones públicas, organizaciones de productores, distribuidores mayoristas y minoristas.

Según el índice de precios de los alimentos de la FAO, en el 2020 en su conjunto, se registró un índice promedio de incremento de 3.1 % respecto de 2019, el más elevado en tres años, aunque se mantiene bastante por debajo del nivel máximo registrado en 2011.