sábado, 9 de enero de 2021


 

El presidente de Estados Unidos es el único habilitado por la Constitución a dar luz verde al uso de armas nucleares sin tener que pedir consejo a los militares, un poder exorbitante que preocupa a los demócratas tras el asalto al Capitolio.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que telefoneó el viernes al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, para “discutir las precauciones disponibles con el fin de evitar que un presidente inestable lance un ataque militar o acceda a códigos de lanzamiento y ordene un ataque nuclear”.

Los militares estadounidenses confirmaron el diálogo, indicando sin dar mayores detalles que Milley, que en calidad de jefe del Estado Mayor es el principal asesor militar del presidente, “respondió a las preguntas sobre la cadena de mando nuclear”.

De acuerdo a un documento del centro de investigación del Congreso, el poder asignado en este caso a Donald Trump es conferido por su “papel constitucional de comandante en jefe” y “ni los militares ni el Congreso pueden anular su decisión”.