martes, 5 de enero de 2021


 

El camino hacia la silla principal del Comité Olímpico Dominicano (COD), que ocuparía el primer vicepresidente de esa institución, Antonio Acosta Corletto (Colin), de repente se ve algo complicado.

Cuando parecía que todo iría cómodo para el heredero al puesto que abandonará Luisín Mejía en enero de este año, su renuncia ha destapado situaciones que afectarían a su sucesor. Mejía se va dos años antes de su período de cuatro.

Según reportes, Acosta necesitará el visto bueno de al menos 45 votos de 89 posibles para mantenerse como presidente una vez vaya a ser ratificado.

El panorama que se teje alrededor del organismo olímpico dominicano sugiere incluso que algunos miembros del comité ejecutivo (CE), en busca de realizar nuevas elecciones anticipadas, renunciarían al menos seis, lo que obligaría a ir a las urnas. Algunos acuden a que se aplique el orden sucesorial, como establecen los estatutos.