martes, 12 de enero de 2021


 

Una buena parte de España bregaba el martes por regresar a la normalidad tras una nevada récord de 30 horas seguida de temperaturas bajísimas que transformaron la nieve caída en planchas de hielo que cubrieron calles y rutas en zonas no habituadas a inviernos extremos.

El vocero de la agencia meteorológica AEMET, Rubén del Campo, dijo que las temperaturas de la noche anterior habían sido las más bajas al menos desde 2001. Once de las 51 provincias y regiones autónomas mantenían el nivel de alerta más alto.

Las escuelas permanecían cerradas en Madrid y buena parte del centro de España, mientras las cuadrillas de emergencia se esforzaban por habilitar rutas, despejar árboles caídos, reparar cables eléctricos y asegurar la distribución de alimentos y la vacuna contra el coronavirus.