miércoles, 6 de enero de 2021


 

Entre inicios de abril y poco antes del día de Nochebuena de 2020 el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, acreditó las cuentas de 940,930 trabajadores formales del sector privado, quienes recibieron recursos del Fondo de Asistencia al Empleado (FASE), en sus modalidades 1 y 2.

De acuerdo con datos oficiales, ofrecidos por el Ministerio de Hacienda al periódico elCaribe, el monto total desembolsado, en el periodo comprendido entre el 7 de abril y el 21 de diciembre de 2020, ascendió a RD$48,866.2 millones. Esa cantidad incluyó el pago correspondiente al fondo de asistencia social “Navidad para los Trabajadores” (Regalía Pascual), conforme al decreto 685-20 emitido por el Poder Ejecutivo el pasado 30 de noviembre.

El FASE es un programa de apoyo transitorio para los trabajadores formales del sector privado, que incluye una transferencia monetaria, con el objetivo de contrarrestar los efectos económicos de las medidas tomadas para frenar el avance del Covid-19. El pago se hace quincenalmente a los empleados cuyos empleadores realizaron el proceso de aplicación correctamente.

Las transferencias se hacen a los bancos a que correspondan las cuentas beneficiarias. Y para los trabajadores que no tienen cuenta en ninguna entidad de intermediación financiera entonces se procedió a abrirles una cuenta de nómina en el Banco de Reservas a su nombre.

A medida que la economía se ha ido reactivando la cantidad de beneficiarios de los programas se ha reducido. De hecho, según un corte numérico realizado por Hacienda al 21 de diciembre de 2020 la modalidad Fase 1 tenía 177,763 beneficiarios inscritos.

La acreditación de recursos ha beneficiado (a la fecha indicada antes) a trabajadores que laboran para 53,154 empresas, cuyas operaciones fueron afectadas por la pandemia, permitiendo que estas reciban la asistencia económica del Gobierno para compensar sus gastos de nómina. Continuar con los programas de ayuda por la pandemia, implementados desde antes que el nuevo gobierno asumiera, podría costar en término de un año alrededor de RD$120,000 millones, había calculado a mediados de noviembre pasado el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton. “Se está revisando es si todo el que lo tiene lo necesita”, había dicho.

 

CREDITOS AL CARIBE