martes, 19 de enero de 2021


 

Son las 10 de la mañana y una madre baña a sus dos hijos en la cañada que divide al sector Los Morenos, mientras un joven lava sus sandalias cerca de estos. Aquí la modernidad no ha llegado, la gran mayoría no tiene documentos, trabajo ni seguro médico. Su futuro no es alentador.

En 2017, el programa de Asistencia Social del Ministerio de Interior y Policía, realizó una iniciativa que buscaba ayudar a niños, niñas, adolescentes y adultos que no contaban con registro de nacimiento. Pretendía armar sus expedientes, para luego remitirlos a la Junta Central Electoral (JCE), a fin de que obtuvieran sus actas de nacimientos.

De acuerdo a la información publicada por esta institución, se estaba trabajando en toda el área de la rivera del Río Ozama, Los Guaricanos, Los Guandules, La Cañita, Villa María y Los Alcarrizos.

Para esa fecha, solo en Los Guaricanos se registraron más de 2,500 personas que no tenían documentos legales.

Un año después, se hizo un levantamiento a nivel nacional donde salió a relucir que unos 300 mil dominicanos no tenían actas de nacimiento y en ese entonces, los actores del sistema de Justicia, los gobiernos locales y las universidades del país, firmaron un acuerdo interinstitucional mediante el cual se daría  respuesta a  esta situación.

Este proyecto de documentación estaba dentro del marco de “Quisqueya Digna”,  que se inició en la segunda gestión del gobierno del expresidente Danilo Medina, cuyo objetivo era impulsar la efectividad de las ayudas sociales para reducir la pobreza, la exclusión social y fortalecer las clases medias.

A pesar de todos los esfuerzos y convenios que se han firmado para resolver el problema de documentos en nativos dominicanos, es mucho lo que falta por hacer. Hay miles de personas que no tienen conocimiento del procedimiento que deben seguir para sacar sus papeles en la Junta Central Electoral.

 

CREDITOS AL CARIBE