miércoles, 20 de enero de 2021


 

La pandemia del coronavirus no ha impedido que feligreses de distintas localidades se trasladen a la Basílica Catedral Nuestra Señora de La Altagracia, a venerar a quien se considera la madre protectora y espiritual del pueblo dominicano.

Las puertas del centro religioso permanecen cerradas para contener la entrada de personas al templo; sin embargo, las autoridades permiten el acceso al lugar en pequeños grupos de cinco y diez individuos para adorar a la virgen.

La actividades que se efectúan en conmemoración a la Virgen de la Altagracia fueron suspendidas por los efectos del coronavirus.

 

CREDITOS AL CARIBE