miércoles, 13 de enero de 2021


 

La operación minera que la empresa canadiense Barrick mantiene en República Dominicana pende de un hilo y la compañía clama por apoyo a diversos sectores de la sociedad dominicana para no tener que eventualmente cerrar la mina de Pueblo Vijeo, en Cotuí, que tiene un potencial de vida útil de sobre 20 años adicionales para la extracción de oro y plata de alta cotización en el mercado internacional.

Barrick explota a cielo abierto desde el 2013 una enorme extensión montañosa de 4,800 hectáreas en este sector de la provincia Sánchez Ramírez, tras una inversión inicial de 4,500 millones de dólares, la cual la empresa asegura no haber recuperado al día de hoy, a pesar de que ha pagado al Estado dominicano alrededor de 2,300 millones de dólares en impuestos y otros conceptos.

El gigante minero global sostiene que República Dominicana se ha quedado con el 52 por ciento de los flujos de efectivo que han surgido de la operación, mientras que Barrick ha obtenido un 48 por ciento, unos 2,081 millones de dólares.