lunes, 18 de enero de 2021



 

A diferencia de otros funcionarios de la actual administración, el director general de Aduanas, Eduardo Sanz Lovatón, se muestra cauto a la hora de hablar de la situación que encontró en la entidad aduanera al asumir su cargo en agosto del año pasado. No habla de desastres o malos manejos, pero tampoco los niega. Prefiere esperar que las investigaciones y auditorías y otra más que quiere adelantar hablen de la realidad de las gestiones anteriores a la suya en la Dirección General de Aduanas (DGA).

“En términos judiciales, soy muy prudente con la palabra porque sé lo que significa decir cosas de procesos judiciales que puedan estar siendo ventilados”, dijo Sanz Lovatón durante su visita a Diario Libre para participar en Diálogo Libre.

Aseguró que existe un intenso intercambio de información entre la DGA y la Procuraduría General, la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), la Dirección de Ética y la Cámara de Cuentas para avanzar en investigaciones que desvelen irregularidades a través del sistema aduanero.