lunes, 7 de diciembre de 2020


 

Unos 33 millones de personas residentes en diferentes regiones de California (EE.UU.) se vieron obligadas este lunes a quedarse en casa confinadas de manera estricta ante el aumento del número de hospitalizaciones por la covid-19 en ese estado.

Las restricciones -las más severas desde la primera ola en marzo y abril- entraron en vigor el domingo a las 23:59 hora local (08:59 hora GMT del lunes), después de que la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) cayera por debajo del 15 % en dos regiones del estado: el valle de San Joaquín y California Sur (que incluye Los Ángeles y San Diego).

En el área de la bahía de San Francisco, entraron en funcionamiento a las 22.00 hora local del domingo (06.00 hora GMT del lunes).