miércoles, 23 de diciembre de 2020


 

Una familia de Arroyo Manzano, en el Distrito Nacional, pasará una de sus peores navidades, pues su casita de madera se le quemó por completo hace nueve días y ahora los tres niños y esposos tienen que dormir en casas de vecinos, parientes y hasta en un viejo vehículo y vivir de la caridad para comer y vestirse.

El rostro compungido de Xiomaury Amparo Agustín, madre de tres niños de 3, 8 y 11 años, revela la pena que lleva dentro al quedar sin hogar junto a su familia. No se salvó nada, las llamas no dieron tiempo, las viejas maderas prendieron como si fuera combustibles y no solo se extendieron por toda la vivienda, sino que secó por completo una mata de mango y de coco que estaban a su alrededor.

Las investigaciones de los Bomberos determinaron que el incendio lo causó un cortocircuito, pero tampoco han recibido apoyo por parte de la empresa generadora de electricidad Edesur.

Xiomaury no ha vuelto a estar en paz y mira con reojo los pedazos de carbón de los palos que sostenían su casa y los hierros oxidados que quedaron en el interior de la casa y al lado en el pequeño taller donde su esposo se ganaba la vida.