jueves, 10 de diciembre de 2020


 

El mercado laboral formal dominicano continúa su proceso de recuperación, después de haber sido golpeado por la pandemia de coronavirus el pasado marzo, que obligó a empleadores a suspender a miles de trabajadores y a cancelar a otra parte.

En el pasado octubre, la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) registraba 2,009,779 empleados cotizantes, una cifra que, si bien continúa por debajo de la registrada en marzo de 2020, supone una mejoría con relación a los meses comprendidos entre abril y septiembre.

Al cierre de marzo, en la TSS cotizaban 2,250,140 trabajadores, un número que en mayo —el peor mes en lo que va de año— cayó a 1,717,798: Para ese momento la pérdida fue de 532,342 puestos de trabajo, cifra que desde entonces ha ido mejorando conforme la economía ha comenzado a recobrar la normalidad.

De acuerdo a la cantidad de cotizantes en octubre pasado, la economía dominicana necesita generar 240,361 puestos de trabajo para volver a los niveles que exhibía en marzo, cuando fue declarado el estado de emergencia y se paralizaron parte de las actividades económicas.

En los últimos cinco meses la economía generó 291,981 empleos formales, más de la mitad de los empleos formales que se perdieron por causa del COVID-19. En promedio, la economía dominicana está generando casi 58,400 puestos de trabajo mensual, medido desde mayo hasta octubre pasado.

Los mayores aportes a la caída neta del empleo formal, que ascendió a 5.2 %, entre junio de 2019 e igual mes de 2020, correspondieron a las ramas de actividad comercio (-3.3 puntos porcentuales), hoteles, bares y restaurantes (-1.8), otros servicios (-1.7) e intermediación financiera y seguros (-1.4).

Así está contenido en el informe “Efectos del COVID-19 en la pobreza monetaria, la desigualdad y el mercado de trabajo, y análisis de los programas de mitigación”, presentado recientemente por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Y agrega que “el notable aporte de hoteles, bares y restaurantes y comercio a la caída del empleo formal se explica por las fuertes reducciones que esas ramas de actividad experimentaron en los puestos de trabajo 25 % y 20 %, respectivamente con relación a junio 2019