martes, 29 de diciembre de 2020


 

El tema del aborto y las tres causales es hoy día objeto de debate en la República Dominicana con opiniones encontradas de figuras relevantes de las iglesias y sectores sociales. ¿Pero cuáles son las argumentaciones que tienen los que están a favor o en contra?

Para conocer esos detalles, dos reconocidas mujeres que defienden cada cual su causa, presentan su visión de por qué se debe apoyar o rechazar cualquier iniciativa que despenalice el aborto.

Por un lado está Susi Pola, una reconocida feminista, fiel defensora de los derechos de la mujer, y del otro, Damaris Patrocinio, una católica presidenta del Foro de Mujeres en Defensa de la Vida y la Familia (Fomudevi).

Pola plantea que el aborto es un derecho humano básico que se está conculcando en la República Dominicana desde 1844, cuando se promulgó el Código Penal Dominicano.

Sostuvo que entre un 10 % y 15% de las muertes maternas en el país son por abortos, las que dice no están contabilizadas en términos generales, pues el Ministerio de Salud Pública solo registra una parte de los ingresos.

“Es de justicia, creo yo, que una mujer no se le tenga que obligar a suicidar, a morir cuando el parto y el embarazo significan la muerte para ella o un daño integral muy grande para ella, como el caso de la violación y el incesto, el daño tremendo a su físico, su mente a todo, el daño a que se expone cuando el feto está muerto y no va a vivir fuera del útero de la madre”, enfatizó.

Aseveró que se está pidiendo la despenalización por causales razonables, tal como ha ocurrido en gran parte del mundo.

La activista mantiene la posición de que las mujeres tienen derecho a decidir sobre sus vidas, sus cuerpos, y no deben ser obligadas a nada.

Manifestó que como se está actualmente con la penalización, las mujeres jóvenes están obligadas a conservar una vida para lo que no están preparadas.

La otra cara de la moneda presenta a Patrocinio, quien explica las cuatro razones por lo que se opone a las tres causales en el Código Penal. Cita la causa humanitaria, científica, jurídica y constitucional.

“Primero, nadie puede quitar la vida a otro ser humano no importa la etapa de desarrollo en la que ese ser humano esté, es inhumano tu asesinar un inocente, por amor, por caridad, por humanidad, la vida del más pequeño hay que cuidarla”, detalló.

Su segundo punto lo basa en lo científico, pues dice que los investigadores han establecido que la vida comienza en el momento de la fecundación. “El niño no empieza a vivir después que nace”, enfatiza.

En tercer lugar cita lo jurídico, basado en los artículos 107, 108, 109 y 110 del Código Penal que penalizan el aborto. A ello sostienen que se suman tratados internacionales como es el caso del Tratado de San José que dice por ley que debe respetarse la vida de los no nacidos.

También indicó que está consignado en la declaración universal de los derechos humanos donde se habla del respeto a la vida, al igual que la convención de los derechos del niño que preserva la vida antes, durante y después de su nacimiento.

En el puesto cuatro coloca el aspecto constitucional, toda vez que el artículo 37 de la Carta Magna expresa muy claramente que la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte natural.