martes, 29 de diciembre de 2020


 

Este martes se cumplen cinco días de que en un confuso incidente fue ultimado a tiros por dos agentes de la Policía Nacional el teniente coronel de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), Ramón Israel Rodríguez Cruz, de 37 años, en la provincia Valverde, y hasta el momento las circunstancias que rodean el suceso no han sido esclarecidas por las autoridades.

A pesar de que al sargento mayor Librado Recio Solís y al cabo Rafael de Jesús Díaz Gómez, señalados como los autores del hecho, les fueron impuesto tres meses de prisión preventiva como medida de coerción por la Oficina de Atención Permanente del Distrito Judicial del municipio de Mao, en Valverde, a ser cumplidos en el Centro de Corrección y Rehabilitación de esa ciudad, son muchas las interrogantes que persisten sobre el caso.

Tras darse a conocer el hecho de sangre la dotación policial del distrito municipal Boruco, comunidad donde se produjo el homicidio, fue sustituida por miembros de otras localidades, mientras se iniciaban las investigaciones.

La circunstancia de su muerte ha provocado gran consternación en la sociedad. Las versiones que han circulado mantienen a la población a la expectativa sobre el desenlace que pudiera tener el caso.

Al respecto, la Policía Nacional se ha limitado a la emisión de una nota de prensa en la que sin ningún detalle informa del deceso del oficial y que se había conformado una comisión investigadora liderada por el inspector general de la Fuerza Aérea Dominicana, Mauricio Fernández García, y el de la propia Policía, Claudio Peguero Castillo.

Las últimas informaciones que han trascendido al respecto, contenidas en la solicitud de medidas de coerción contra los dos agentes policiales, indican que éstos en medio de un servicio de patrullaje habían acudido a una boda un mes antes en la que se encontraba Rodríguez Cruz, quien habría dicho algo al cabo Rafael de Jesús, con lo que éste no se había sentido conforme.

Este lunes también circuló en las redes sociales un video en el que se ve al coronel piloto manipular un arma larga y ser baleado posteriormente presuntamente por los dos policías.

Sobre el material, en que también se ve como desarman al oficial mientras yace en el pavimento, se desconoce hasta el momento si existe algún tipo de manipulación o montaje, a pesar de que al respecto este medio cuestionó a la Policía Nacional sin obtener respuesta.

En las imágenes también se aprecia que dos mujeres, una de ellas identificada como Jinette Rodríguez Pérez, esposa del extinto oficial militar intentan desesperadamente darle primeros auxilios, lo cual es reprochado por los policías actuantes.

Un informe de la Policía Nacional al que Diario Libre tuvo acceso hace varios días indica que la muerte de Rodríguez Cruz se produjo cuando éste alegadamente intentó agredir a los citados agentes con el fusil M-16 A1 calibre 5.56MM, serie 5488942 luego que estos lo persiguieron por ignorar un alto que le habían mandado por haber violado el toque de queda. Sostiene que en esas circunstancias el cabo Rafael de Jesús se vio obligado a dispararle para neutralizarlo.

Explica que previamente Rodríguez también se habría negado a identificarse al ser cuestionado por los patrulleros cuando alegadamente vieron que portaba una pistola en el cinto, tras lo cual se había dirigido al vehículo marca Chevrolet, modelo Colorado, de color blanco, placa No. L406510 desde donde supuestamente sacó el fusil.

La muerte del piloto se produjo en el distrito municipal de Guatapanal, mientras visitaba a una tía en medio de las festividades de Nochebuena en compañía de su esposa, Jinette Rodríguez Pérez, y otros miembros de la familia.