sábado, 5 de diciembre de 2020


El destino de los diez imputados por corrupción administrativa del pasado gobierno se define mañana domingo, pues un tribunal les conocerá medida de coerción.

La Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional decidirá si acoge el pedimento del Ministerio Público y le impone prisión preventiva a los dos hermanos del expresidente Danilo Medina y los otros ochos implicados, o si por el contrario dicta una medida menos gravosa o les otorga libertad pura y simple.

Desde el pasado domingo los encartados, acusados de aprovechar vínculos políticos para acumular fortunas, permanecen recluidos en la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva. Solo han podido recibir visitas de sus abogados.

Hilda Patricia Lagombra, coordinadora nacional del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, que tiene la custodia de la referida cárcel, indicó ayer que los detenidos no pueden recibir las visitas de familiares, ya que no está permitido en centros de este tipo.