sábado, 26 de diciembre de 2020


 

El informe inicial de la Policía Nacional sobre la muerte a tiros del teniente coronel de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), Ramón Israel Rodríguez Cruz, sostiene que el militar fue ultimado cuando no se detuvo ante las autoridades policiales y luego intentó sacar un arma de fuego para defenderse, lo cual provocó el incidente.

El reporte inicial de la muerte a tiros del piloto de 37 años, al cual Diario Libre tuvo acceso, sostiene que un sargento y un cabo de la Policía Nacional estuvieron involucrados en el fatal hecho, ocurrió la madrugada del jueves en el distrito municipal de Guatapanal.

El documento, según fuentes militares que aseguran tener conocimiento de la investigación, describe lo ocurrido desde la perspectiva de quienes dispararon, un sargento mayor y un cabo de la Policía.

El informe, que las fuentes aseguran tiene serias discrepancias, señala que Rodríguez Cruz, al ser examinado por la médica legista de la provincia Valverde, doctora Yosenia Gregorio, se certificó en el acta de levantamiento del cadáver que el occiso recibió un disparo por arma de fuego en el hemitórax izquierdo con orificio de entrada y salida. También, recibió un disparo en el hombro derecho, con orificio de entrada y salida, y otro a nivel axilar, igualmente con entrada y salida.

El reporte revela que el fallecido teniente coronel transitaba en un vehículo marca Chevrolet, modelo Colorado, de color blanco, placa No. L406510, y le rebasó a alta velocidad a los agentes, quienes más adelante hicieron contacto de frente, hicieron un cambio de luz al militar y éste les hizo caso omiso, obligando a la patrulla a salir del carril y orillarse.

El documento policial apunta que los agentes una persecución hasta llegar a la casa de la tía del militar, donde él se encontraba de visita, y notaron que al momento de desmontarse, portaba en su cinto un arma de fuego, por lo que los miembros policiales supuestamente le solicitaron su identificación, “en caso de que se tratara de un militar o Policía” o que de lo contrario mantuviera sus manos en alto.

El informe dice que cuando los agentes le hicieron estas solicitudes a Ramón Israel Rodríguez Cruz, este les respondió: “Quiénes son ustedes para mandarme a identificar, yo me identifico ahora”.

El reporte indica que acto seguido el alto militar abrió su vehículo de nuevo y sacó del asiento trasero un fusil M-16 A1 calibre 5.56MM, serie 5488942, y los miembros de la Policía le dijeron que guardara esa arma, pero él no obedeció y manipuló el fusil.

Acto seguido, el cabo se vio en la obligación de realizarle varios disparos con el objetivo de neutralizarlo. Según el informe policial, el cabo manifiesta que grabó un vídeo con su celular que prueba su punto sobre la actuación del militar.

Incongruencias del informe

Mientras la Dirección Regional Nordeste de la Policía Nacional se niega a ofrecer oficialmente la identidad de los dos agentes de esa institución que participaron en el hecho de sangre.

El relacionista público de la uniformada, Alejandro García, declaró a Diario Libre que no pueden ofrecer los nombres de los alistados vinculados a ese crimen hasta que la comisión mixta de la institución del orden y de la FARD, conformada para investigar el caso, den a conocer el informe final.

Entre las incongruencias del informe de la Policía Nacional, según las fuentes que facilitaron el documento, resalta que si el militar tenía una pistola en su cinto, “por qué urgio a buscar otra arma en su vehículo”.

Según denunciaron familiares, los homicidas le quitaron el arma de reglamento y tomaron un fusil del vehículo del teniente coronel, a quien tampoco permitieron que les ofrecieran los primeros auxilios luego de que les propinaron las heridas que le provocaron la muerte, sin embargo, el informe de la policía de Mao señala que el militar manipuló el fusil con la intención de atacar.

Tras el crimen, la dotación de la Policía Nacional de Guatapanal fue trasladada a Mao y sustituida por otros miembros de la institución.