miércoles, 4 de noviembre de 2020


 

Ocho civiles, pasajeros de un autobús de transporte público, murieron ayer asesinados por un grupo de hombres armados que disparó sus armas contra el vehículo, según contaron a Efe fuentes policiales en Mopti, centro de Mali.

El ataque se produjo en llamada Ruta 15, que une Mopti con el este del país y llega hasta la frontera con Burkina Faso, una carretera donde ya antes se han producido ataques similares, nunca dilucidados.

Entre los muertos de ayer hay hombres, mujeres y bebés, a los que hay que añadir una decena de heridos, algunos de ellos en estado grave.

Los hombres armados abrieron fuego con ametralladoras contra el vehículo, que procedía de Mopti y fue atacado en un punto de la carretera entre las poblaciones de Parou y Songhobia.

Las fuentes califican a los atacantes de “presuntos yihadistas”, pero se desconocen las razones que pueden haber provocado el ataque, ya que los yihadistas suelen atacar a fuerzas del orden o cascos azules de la Minusma.

El pasado 13 de octubre otro ataque casi similar se produjo en la misma Ruta 15, y dejó entonces trece muertos, entre los que también había mujeres y niños.

Estos dos sucesos seguidos se producen cuando las nuevas autoridades de transición en Mali no dan muestras de poner controlar la violencia desatada en grandes partes del país por una multitud de grupos armados.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.