miércoles, 18 de noviembre de 2020


 

Los munícipes exigen el cese de operaciones de VERI, propiedad de Baterías Meteoro, y la intervención de  Ministerio de Medio Ambiente para dar cumplimiento a la sentencia del TSA.

Manifestantes no entiende como la fábrica continúa operando por encima de lo dispuesto por un tribunal y aun cuando las autoridades han comprobado que sus actividades contienen alto nivel de contaminación.

En la manifestación estuvieron presentes decenas de integrantes de las organizaciones comunitarias: Consejo para el Desarrollo Integral de Haina (CODINHA), la Coordinadora de Juntas de Vecinos Santiago Castro, Fundación Voluntad Divina, la Asociación de Amas de Casa de Haina y el Centro de Orientación y Protección al Consumo de la Energía, Agua y Ambiente (COPCEEA).

Fausto Senford, representante de los comunitarios, dijo que “es inaudito que en este país una empresa desafíe a las autoridades y a los tribunales de la República y opere violando la ley impunemente”.

Por tal motivo, Senford calificó como indolente a las autoridades debido a que la sentencia tiene 16 meses de emitida, no es acatada por VERI, ni ejecutada por Medio Ambiente, Salud Pública y el Gobierno en general.

 “Es una empresa que opera sin regulación, sin los cuidados debidos. Hacemos un llamado a los ministros Orlando Jorge Mera, de Medio Ambiente y de Salud, Plutarco Arias, para que no se inscriban en el club de los ministros que se han convertido en cómplices de esta empresa” indicó.

Los habitantes demandan que el Ministerio de Medio Ambiente garantice el cumplimiento de lo dispuesto por el (TSA), que ordena el cierre provisional de la planta de reciclaje de baterías usadas Verde Eco Reciclaje Industrial,  hasta tanto ésta adecúe sus operaciones para cumplir los parámetros que dispone la normativa ambiental vigente.

Senford recordó que esta planta es propiedad de los antiguos dueños de Metaloxa, una fábrica de baterías que operaba en la comunidad de Paraíso de Dios, a finales de los años 90, y que tuvo que ser clausurada por los altos niveles de contaminación por plomo que generó, contribuyendo a que Haina fuera declarada a nivel internacional como la tercera comunidad entre las diez más contaminadas del mundo y la primera en contaminación por plomo.

Los manifestantes denunciaron que fruto de la contaminación, padecen de constantes dolores de cabeza, problemas respiratorios, afecciones de la piel y debilidad muscular, síntomas consistentes con la contaminación por plomo.

Un grupo de comunitarios que dieron positivo a plomo en sangre iniciaron una demanda por daños y reparaciones que circula en los tribunales.

La sentencia del TSA ordena al Ministerio de Salud Pública evaluar los daños ocasionados a los residentes en el entorno de las instalaciones de VERI y hace responsable al Ministerio de Medio Ambiente de su fiel cumplimiento. Además, fija en 10 mil pesos diarios en beneficio de los accionantes por cada día transcurrido sin proceder al cierre provisional, que se contarán a partir de los 30 días de la notificación de la sentencia.

 

CREDITOS AL CARIBE