martes, 17 de noviembre de 2020


 

Al menos tres personas murieron este martes sepultadas por un alud de tierra en el acantilado de Pipa, localizado en la playa del mismo nombre y uno de los principales puntos turísticos del estado de Río Grande do Norte (noreste), según informaron las autoridades.

Las tres personas, miembros de una misma familia, se encontraban en la playa cuando la avalancha de tierra los sepultó, según confirmó a EFE la Policía Militarizada (PM) de Río Grande do Norte.

El organismo, que no divulgó la edad ni la identidad de las víctimas, indicó que los equipos de socorro que se desplazaron hasta el lugar del accidente informaron que no habían más personas sepultadas por el alud.

Antes del reporte de la PM regional, el Cuerpo de Bomberos indicó que se trataba de una mujer y dos menores de edad, pero las autoridades rectificaron la información y señalaron después que las víctimas eran una pareja y su hija, residentes del área urbana próxima del lugar.

La playa de Pipa, ubicada en el municipio de Tibaú do Sul y a 85 kilómetros de Natal, la capital regional, es el principal balneario del litoral de la región sur del estado y antes de la pandemia por el nuevo coronavirus recibía unas 7,000 personas por día en la temporada de alto verano.

El balneario no cerró para los bañistas durante el confinamiento social impuesto por el avance de la pandemia del COVID-19 y así, en septiembre pasado, una pareja de turistas de Joao Pessoa, capital del vecino estado de Paraiba, sufrió un accidente en la parte superior del acantilado cuando se desplazaban en un cuatriciclo.

La motocicleta todoterreno perdió el control y sus dos ocupantes fueron lanzados al barranco, sufriendo heridas y teniendo que ser trasladados hasta Natal, donde pasaron por cirugías.

Después del accidente, un equipo de geólogos visitó el lugar para constatar si hay peligro de nuevos desmoronamientos de tierra y analizar la posibilidad de aislar el turístico lugar de los bañistas.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.