lunes, 23 de noviembre de 2020


 

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, quiso hoy bajar las expectativas de una apertura general en Navidad y señaló que la libertad de movimiento en el país para ese periodo solo será posible si todas las regiones son “zonas amarillas”, es decir, las de menor riesgo de contagio de COVID-19.

En la actualidad, la mayoría de las regiones de Italia son “zona roja”, de alto riesgo, o “zona naranja”, de riesgo medio-alto, de acuerdo al sistema de restricciones de tres niveles introducido este mes por el Ejecutivo de Giuseppe Conte.

“Debemos mantener alto el nivel de prudencia”, afirmó Speranza. Será una Navidad diferente y más sobria, en la que tendremos que evitar movimientos que no son esenciales”, añadió en declaraciones a la televisión pública Rai.

El Gobierno está estudiando las reglas que se aplicarán para el periodo navideño, y que se incluirán en un nuevo decreto que entrará en vigor el 4 de diciembre, un día después de que expire el actual, por el que se estableció un toque de queda nacional a las 22.00 horas, el cierre de bares y restaurantes a las 18.00 y las tres zonas de riesgo, entre otras medidas.

También se estaría valorando permitir viajar a las zonas naranjas rojas para visitar a la familia -actualmente está prohibido desplazarse a esas zonas- pero nunca por motivos injustificados.

Otra medida que el Gobierno estaría estudiando es una apertura de comercios hasta las 22.00 horas y ampliar el de bares y restaurantes también después de las 18.00 horas, pero siempre y cuando se establezcan medidas de prevención como limitación de aforo.

En el seno del Ejecutivo hay división de opiniones y el ministro del Sur, Giuseppe Provenzano, ha argumentado que “no sólo es prematuro sino inapropiado discutir ahora sobre la Navidad”, al tiempo que ha llamado a la prudencia.

El Gobierno también está ultimando cómo se gestionarán las estaciones de esquí, ante la cercanía de la temporada de nieve.

Según algunos medios, el Gobierno italiano se inclina por el cierre total de las pistas de esquí y de las vacaciones en la nieve “en coordinación con otros países europeos”.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.