martes, 24 de noviembre de 2020


 

Cansados de pedir la asistencia de las autoridades y no tener respuesta alguna, los residentes del sector Brisas de la Charles, en Santo Domingo Este, acordaron que en sus calles se cumpla las medidas de las autoridades de respetar el toque de queda.

Según relatan los comunitarios, tras darse cuenta de que el patrullaje de la Policía Nacional era nulo, jóvenes de otros lugares y locales se acostumbraron a colocar vehículos con música alta en medio de las calles, una imprudencia que se extendía hasta la madrugada y afectaba el descanso de todos los comunitarios.

Varios ancianos tuvieron que ser hospitalizados a los días siguientes de las rumbas callejeras, según relató Rafael Antonio Castillo, presidente de la Junta de Vecinos. Manifestó que el pasado domingo convocaron una reunión con todos los residentes en la que consensuaron tomar medidas para enfrentar la situación.