jueves, 26 de noviembre de 2020


 

Latinoamérica tiene regiones recónditas e impenetrables; megalópolis y villas miseria sin servicios básicos; selvas tropicales, alta montaña, desierto, fenómenos naturales devastadores y unas economías duramente golpeadas, un conjunto de circunstancias que no facilitarán vacunar contra el coronavirus.

Por si fuera poco, la región más castigada por la pandemia no es ajena a la desconfianza que genera la vacuna entre algunos sectores, producto de la desinformación.

El transporte "a los sitios más alejados de las grandes ciudades y a barrios periféricos, con la conservación de la cadena de frío" para la vacuna será el primer reto, pero también contar con recursos humanos capacitados para el manejo adecuado de las vacunas, aseguró a la AFP el epidemiólogo colombiano Carlos Trillos.

La región ya experimentó un aperitivo de lo que será la campaña de vacunación tratando de llevar los cuidados y medidas contra el coronavirus a los tres millones de indígenas esparcidos por la Amazonia, un territorio de 7,4 millones km2, casi siete veces el tamaño de España.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE