lunes, 16 de noviembre de 2020


 

El anuncio por parte de la Procuraduría General de la República, que informaba la detención de una mujer que se dedicaba a la repostería de bizcochos de chocolates (brownies) horneados con marihuana ha sorprendido a parte de la población.

Porque no se trata del vendedor de drogas común y corriente en los denominados puntos de drogas que están vinculados a los barrios más pobres y violentos de la República Dominicana, donde el tráfico y el consumo de marihuana está prohibido por la ley 50-88.

Este tipo de consumo de marihuana, a los que se les denomina brownies felices, era conocido antes de la pandemia del COVID-19; pero en el encierro se hicieron más populares. Sobre todo, entre estudiantes universitarios, adultos profesionales, muchos de los cuales no tienen hijos y son independientes, algo que se hace cada vez más común en la clase media de la República Dominicana.