martes, 13 de octubre de 2020


 

El Senado de EEUU inicia el proceso de confirmación de la nominada por Trump a la Corte Suprema Amy Coney Barrett, a pesar de la oposición de los demócratas, que sin embargo tienen pocas herramientas para evitar su confirmación antes de las elecciones del 3 de noviembre.

La magistrada conservadora de 48 años fue seleccionada el 26 de septiembre por el presidente republicano para suceder al ícono feminista y progresista Ruth Bader Ginsburg, falledida ocho días antes de cáncer.

Conforme la Constitución, ella debe obtener el aval del Senado para entrar al templo del derecho estadounidense, donde ya cinco de los nueve miembros son jueces conservadores.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE