martes, 6 de octubre de 2020


 

El ministro de Relaciones Exteriores dominicano, Roberto Álvarez, solicitó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que mantenga el mandato de la Oficina Integrada del organismo en Haití, dada la situación de crisis social y económica que vive el país vecino.
Durante su intervención en la reunión del órgano de la ONU, retransmitida en vivo, el canciller afirmó que el país mantendrá su política de colaboración con Haití pero que “no hay ni podrá haber una solución dominicana a la situación haitiana”. “El gobierno dominicano hace un llamado a la comunidad internacional a proveer al pueblo haitiano la ayuda humanitaria que tanto requiere y los recursos necesarios para poder invertir en infraestructuras y en la creación de empleos”, expuso el ministro.

Álvarez destacó la preocupación de la República Dominicana frente a la crisis social, de salud y política que vive el país vecino, con el que comparte el territorio de la isla La Española, y rechazó que se produzca una salida prematura de la oficina (Binuh, por sus siglas en francés) sin antes haber alcanzado condiciones adecuadas para ello.

En este sentido, se refirió al estancamiento de la celebración de elecciones y la falta de consenso en una agenda política común que defina un nuevo ciclo electoral.

“Por ello, exhortamos a la comunidad internacional a tomar un papel más activo en la organización de este proceso y a extender el mandato de la Binuh, dotándola, además, de los recursos necesarios para su correcto funcionamiento”, dijo.

Para Álvarez, “la Binuh debe facilitar un pacto político amplio en Haití que garantice la celebración de las elecciones legislativas, que es la tarea más urgente” a su entender.

El canciller señaló que “las fronteras compartidas implican que procesos políticos y sociales impactan significativamente en el otro”, y añadió que “el éxito de las políticas de salud o defensa requieren coordinación binacional”. “La buena vecindad entre los dos países no puede nunca perjudicar el principio de cumplimiento estricto de la legalidad dominicana e internacional”, dijo el ministro, que insistió en que “dada la condición de Haití, es imprescindible el apoyo de la comunidad internacional y de los organismos multilaterales”.

 

 

CREDITOS AL CARIBE