viernes, 16 de octubre de 2020


 

La historia de las elecciones presidenciales de EE.UU. es la historia de las mujeres blancas que viven en los suburbios, en casas unifamiliares con jardín y un cortacésped siempre en marcha. Cuando hablan, Joe Biden y Donald Trump se dirigen a estadounidenses como Alice Parkin, madre de cinco hijos, religiosa, conservadora y harta del sectarismo y la politización.

Parkin, de 56 años, recibe a Efe en la parte de atrás de su enorme casa de ladrillo en el condado de Loudoun, el más rico de todo EE.UU. y solo a una hora en automóvil desde Washington D.C., en el estado de Virginia.

Vive al fondo de la calle y en la entrada principal de su residencia ya cuelga un espantapájaros por Halloween, mientras que en el jardín la brisa hace chirriar unos columpios.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE