jueves, 29 de octubre de 2020


El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) y la Asociación de Industria (AIRD) ponderaron ayer la decisión del Poder Ejecutivo de crear la Mesa Presidencial de Industrialización y declararla como una “prioridad nacional”, tras afirmar que la medida promoverá la eficiencia, la competitividad y productividad de la producción local.

También resaltaron la creación de la Mesa Presidencial de la Industrialización con el objetivo de elaborar y de implementar el Plan Nacional de Industrialización en un plazo de 30 días para impulsar las políticas y las medidas necesarias para impulsar el desarrollo del sector industrial y zonas francas.

Consideraron claves para el desarrollo industrial la permisología eficiente, cohesión de la política de promoción internacional y la regulación tributaria; fomento de los encadenamientos productivos, educación y formación técnica, y fortalecimiento de la infraestructura que son los cinco ejes estratégicos del Plan de Industrialización.

Valoraron la iniciativa del presidente Luis Abinader “de conformar esta Mesa Presidencial para trabajar junto al sector privado en la creación de estrategias, acciones y políticas públicas que contribuyan al desarrollo del sector industrial y de zonas francas de cara a los desafíos actuales frente a la pandemia”.

El Conep resaltó el compromiso del empresariado dominicano en colaborar con el Gobierno en la ejecución de acciones para contrarrestar los efectos económicos derivados de la crisis sanitaria provocados por la covid-19 y reactivar las actividades productivas en el país “y con esto lograr el repunte de la economía nacional”.

En tanto que Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD, sea miembro de la Mesa, “se trata de una medida trascendental que sigue fortaleciendo la decisión de que los sectores productivos de la nación miren en una misma dirección y de que el país se convierta en una economía industrializada de referencia y vea incrementar la exportación de bienes transables”.

Agregó que “las zonas francas y la Asociación de Industrias concluimos el tercer Congreso Industrial y consolidamos ese mirar hacia temas comunes que hagan del sector industrial la clave de la recuperación económica, del crecimiento y, aún más importante, del bienestar económico-social de los dominicanos”.

Resaltó que el decreto 588-20 reconoce la importancia del trabajo conjunto y que los principales actores públicos y privados que inciden en la implementación y desarrollo de las políticas del sector industrial y de zonas francas formulen y ejecuten estrategias que ayuden al avance de la industria y las exportaciones.

“Sentimos que los grandes temas que la AIRD ha reivindicado son asumidos y, sobre todo, que se ratifica la importancia del trabajo conjunto, del mirar en la misma dirección, de la integración de sectores o subsectores económicos. Son pasos positivos y en la dirección correcta”, dijo.

 

 

 

CREDITOS A HOY.